PROYECTO DE ACOMPAÑAMIENTO

Un acompañamiento respetuoso y consciente del niño y niña para su desarrollo sano y pleno como persona física, psíquica y espiritual.

Un acompañamiento desde el corazón, con el corazón y para el corazón de los más pequeños.

APEGO SEGURO

Una relación de apego segura es el sostén que el niño necesita para explorar el mundo y conocerlo. Una exploración que determinará la calidad de sus experiencias vividas y por tanto su desarrollo. Una exploración acompañada por el adulto de referencia quien estará disponible para el niño siempre que lo necesite, sosteniéndole con amor, seguridad y confianza.

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Acompañar a los niños y niñas en la construcción de unos hábitos saludables de alimentación. Por ello los momentos compartidos de almuerzo y comida son cuidados con mucho mimo y acompañados con profundo respeto, para que nuestros pequeños y pequeñas disfruten comiendo y además, comiendo saludable.

EL CANTO

“Entonces nos daremos cuenta de que, hasta cierto punto, el hombre es “músico” por naturaleza… Es un hecho que el ser humano nace con el deseo de introducir su propio cuerpo en un ritmo, en una relación musical con el mundo.”

 -Rudolf Steiner-

Introducir al niño pequeño en una relación musical con el mundo aportándole bienestar, equilibrio, armonía y belleza. Porque la música es un arte que nutre nuestro corazón y el de los más pequeños. Un arte que nos conecta mágicamente. Por eso en Luz de Día cantamos y fluimos en nuestro canto.

.

JUEGO LIBRE

El juego será la actividad vertebradora del nido. Un juego libre, espontáneo, guiado por la curiosidad del pequeño y en el que la niña elegirá con qué jugar, dónde y cómo hacerlo. Un juego libre acompañado con presencia consciente de la madre de día en un ambiente cuidadosamente preparado y con materiales respetuosos con su desarrollo.

“El juego se entiende  en el sentido de disfrutar realizando una tarea porque uno la hace con el corazón, le pone imaginación, creatividad, la interioriza, la hace suya.”

-Catherine L’Ecuyer-

MOVIMIENTO LIBRE

  PERIODO DE INCORPORACIÓN

El periodo de incorporación comienza el primer día que el pequeño acude al nido acompañado de su adulto de referencia y no se da por concluido hasta que la pequeña llega a establecer un vínculo seguro de apego con la madre de día, pudiendo disfrutar entonces de sus juegos y cuidados, tranquila y con seguridad.

Este periodo es sumamente importante porque generalmente supone la primera separación de la madre y el niño, y puede ser un proceso doloroso y difícil para los dos. Por tanto, necesita tiempo, respeto y un acompañamiento adecuado.

RITMO

“El ritmo es algo vivo, es el portador de nuestra salud”-Steiner-

Introducir ritmo en la vida cotidiana del niño, envolviéndolo de paz y sensatez para su sano desarrollo. Un ritmo marcado por los cambios estacionales. Cambios muy presentes en el nido y con los que conectamos, explorando libremente el entorno  y participando en ellos. 

LENGUAJE POSITIVO

Las madres de día acompañamos una etapa muy sensible de la infancia, donde ocurren maravillosos procesos vitales en el niño como es el andar, el hablar y el pensar.

La necesidad de hacer uso y poner en práctica un lenguaje consciente, un lenguaje habitado, que acompañe este bonito proceso de nacimiento de sueños como es el emerger de la palabra. Un lenguaje capaz de impulsar las promesas que tienen los niños en sus mentes y en sus corazones. Un lenguaje que educa desde la confianza y no desde el miedo. Un lenguaje calentito que crea y no un lenguaje frío que inhibe. Un lenguaje que transforma  y cuida de nosotros y de los demás. Un lenguaje positivo que promueve un entorno seguro, lleno de vida y de alegría.

Las palabras representan nuestros anhelos, impulsan nuestra vida y por tanto nos mueven a la acción.